Ejercicio físico y diabetes

Ejercicio físico y diabetes

En este post explicamos la relación entre  ejercicio físico y diabetes y cuales son las características de esta.  ¡Comenzamos!

La Diabetes Mellitus es un síndrome clínico que se produce por la falta de secreción y/o acción de la insulina, que afecta a un gran número de personas en la sociedad en la que vivimos.  Su característica principal es la alteración importante en el metabolismo proteico, lipídico y de los carbohidratos.

 

Tipos de diabetes según la Organización Mundial De la Salud (OMS):

Diabetes tipo 1: insulinodependientes.

-Diabetes tipo 2: antidiabéticos orales.

Diabetes gestacional: durante el embarazo.

Es una enfermedad crónica con importantes complicaciones vasculares, metabólicas y neurológicas (neuropatías), afectando a la calidad de vida de las personas que la padecen.

¿Cómo mejorar la calidad de vida de las personas diabéticas?

Los objetivos principales del tratamiento se centran en evitar los síntomas derivados de la hiperglucemia y prevenir las complicaciones metabólicas agudas y crónicas (Hipoglucemia, cetoacidosis diabética, pie diabético, étc).

Los estilos de vida son esenciales para mantener un buen control de la diabetes. La dieta junto al ejercicio físico regular son los pilares básicos para el correcto tratamiento de la diabetes, mejorando los niveles de glucosa.

Recordarte los tres factores primordiales para vivir mejor con diabetes:
1. Realizar ejercicicio regular adaptado a las necesidades.
2. Mantener una dieta equilibrada. Comer pequeñas cantidades, frecuentemente, evitando periodos de ayuno prolongado.
3. Administración del tratamiento farmacológico (insulina o antidiabéticos orales) según pauta médica.

Desde DomoPersonal te hablamos de los beneficios del ejercicio físico como parte del tratamiento de la diabetes.

          – El ejercicio físico ayuda a normalizar el peso del paciente.

         –  Mejora la forma física.

        – Aumenta la sensibilidad de la insulina, disminuyendo los requerimientos de insulina o antidiabéticos orales (aumentan la captación de glucosa por los músculos).

          – Disminuye el colesterol LDL, aumentando el HDL.

          – Previene futuras complicaciones relacionadas con la patología.

Consejos que debe seguir el paciente diabético para realizar ejercicio:

         –  Usar zapatos adecuados, incluso con protección:  la falta de sensibilidad ante neuropatías aumenta la posibilidad de sufrir lesiones.

        –   No hacer ejercicio a temperaturas extremas.

         –  Vigilar los pies siempre después de toda actividad física.

        –   Realizar ejercicio físico sólo si el control metabólico es aceptable en ese momento. Los pacientes con glucemia mayor de 250 mg/dl y cetonuria no deben iniciar ejercicio hasta que la cetonuria se negativice y la glucemia baje. De igual modo no se iniciará ejercicio físico si la persona tiene hipoglucemia.

       –   Realizar control de cetonuria y glucemia capilar antes de realizar ejercicio físico.

Para que el ejercicio físico proporcione beneficios como tratamiento de la diabetes ha de ser regular y diario. Aconsejamos que el ejercicio físico sea individualizado, según los requerimientos de cada persona y los factores que influyen en cada momento.

¿En qué casos puntuales está contraindicado el ejercicio físico?

El ejercicio físico estará totalmente contraindicado si la persona presenta cetonuria (cuerpos cetónicos en la orina), pues induciría a una cetoacidosis metabólica, así como cuando se presenta una hipoglucemia.

Para ello, antes de realizar ejercicio se realizará una prueba de orina con tira reactiva para comprobar que no hay cetonuria y en el caso de que la persona no se haya realizado la glucemia capilar ese día, se realizará para comprobar que no existe hipoglucemia.

Si eres diabétic@ o en tu entorno tienes a alguna persona que lo sea, os animamos a que entrenar con diabetes es posible, necesario y beneficioso para la salud.

¡Activa tu vida!

Autora: Noelia Mateu. Enfermera DomoPersonal.

CERRAR
×
×

Carrito