Apnea del sueño y ejercicio

En este Post os hablaremos de la apnea del sueño y de la importancia de realizar ejercicio físico como parte de su prevención y también de su tratamiento.

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño consiste en un episodio que sucede mientras la persona está dormida y no puede ni inspirar oxígeno ni exhalar dióxido de carbono. Como consecuencia aumenta mucho la concentración de dióxido de carbono en la sangre, lo cual, alerta al cerebro de que la respiración debe reanudarse y esto hace que la persona se despierte sobresaltada. En estas personas, estos episodios de asfixia pueden repetirse varias veces en una misma etapa de sueño, lo que desemboca en una hipersomnolencia diurna y puede acarrear problemas cardiovasculares, osteoporosis (Uzkeser et al, 2012), deterioro de la calidad de vida y aumento en la incidencia en accidentes de tráfico y laborales a medio y largo plazo.

Actualmente, la prevalencia de la apnea del sueño en la población mundial oscila entre el 4-6% en varones y el 2-4% en mujeres (población adulta).

  Young et al (1993)

Uno de los principales problemas de este trastorno respiratorio es su dificultad para ser diagnosticado. Se estima que solo el 5-9% de la población que padece el síndrome de apnea del sueño está diagnosticada clínicamente.

Importancia del ejercicio físico en la prevención y tratamiento de la apnea del sueño.

El ejercicio físico podría ser uno de los factores de protección e incluso de tratamiento para este problema. En un estudio  (Giebelhaus, V et al, 2000) observaron que personas con apnea del sueño y con un tratamiento de actividad física de 6 meses y 2 sesiones por semana mejoraban de su problema.

La obesidad es el factor de riesgo más importante para desarrollar la apnea del sueño, por lo tanto el ejercicio físico para modificar la composición corporal y evitar la apnea del sueño es fundamental. Un estudio de la clínica del sueño Ouviani en Kuopio (Finlandia), planteó un programa de actividad física y dieta a un grupo de personas con obesidad, el resultado fue que inicialmente todos mejoraron, y algunos lo siguieron haciendo de forma continuada. Un estudio de la Universidad de Granada (Quevedo-Blasco, R, 2010) también determina la actividad física como un componente fundamental del tratamiento de la apnea del sueño.

La actividad física podría evitar la utilización de aparatosos elementos para facilitar la ventilación mientras dormimos.

 apnea3


Es evidente que la ciencia nos dice que el ejercicio físico controlado junto con una dieta equilibrada es una perfecta medicina para el tratamiento de este trastorno respiratorio. Apnea del sueño y ejercicio físico son compatibles y necesarios.

Desde DomoPersonal te ofrecemos una programación de actividad física adaptada a tus cualidades y necesidades con la que obtendrás mejoras en tu estado de salud y con la que, en consecuencia, mejorará tu calidad de vida.

CERRAR
×
×

Carrito