¿Es seguro hacer ejercicio físico si soy diabético?

Seguramente muchas veces te habrás formulado esta pregunta a ti mismo movido por el afán de realizar ejercicio y de sentirte activo. Pues bien, no sólo es seguro, sino que además es aconsejable que comiences a aumentar tus niveles de actividad física diaria como medio para controlar tu diabetes.

Además de los beneficios que el deporte puede reportar a tu vida como: aumentar tu capacidad funcional, reducir tu estrés o disminuir otros factores de riesgo cardiovasculares como la hipertensión o la obesidad, el ejercicio físico realizado de forma continua aumentará tu sensibilidad a la insulina y el empleo de la glucosa por parte del tejido muscular, reduciendo con ello los niveles de glucosa en sangre.

ejercicio_diabetes

Como puedes observar, son innumerables los aspectos positivos que el ejercicio puede aportarte, por ello desde DomoPersonal queremos asesorarte y aconsejarte sobre aquellas pautas que has de tener en cuenta cuando lleves a cabo tu actividad, para que puedas ejecutarla de la forma más segura posible, disfrutando de ella y sobre todo sin tener que preocuparte de que pueda surgir ningún problema. Algunos de los requisitos que debes controlar antes de iniciar tu ejercicio son:

1. Controla tus niveles de glucosa en sangre: El principal problema con el que puedes encontrarte cuando realizas ejercicio es la “hipoglucemia” (niveles iguales o inferiores a 65 ml/dL). Para ello:
– Toma precaución al incrementar la intensidad del ejercicio.
– Evita que el ejercicio se prolongue demasiado en el tiempo (>60min).
– Controla tanto la ingesta calórica como la dosis de insulina pre-actividad.
– Ten en cuenta si ejercitas el músculo donde te has inyectado la insulina.
– Si a pesar de todo ello, aparecen síntomas como palpitaciones, taquicardia, mareos o visión borrosa entre otros, detén inmediatamente el ejercicio y consume 15 gramos de hidratos de carbono, el equivalente a medio vaso de zumo o refresco o una cucharada de azúcar o miel, etc.

2. Si sufres falta de sensibilidad en las extremidades: evita aquellas actividades con impacto como andar, correr o los deportes de equipo y sustitúyelas por otras más seguras como el ciclismo o la natación. Además, sería aconsejable que prestases mucha atención al tipo de calzado y que intentases que este fuese cómodo y que permitiese una buena circulación.
3. Programa el ejercicio una o dos horas después de una comida o cuando la medicación hipoglucémica no muestre su máxima actividad.

No son muchos los factores a tener en cuenta, pero es cierto que un buen control de los mismos puede asegurarte una actividad placentera y sin sobresaltos, por eso desde DomoPersonal te invitamos a que hagas de tu actividad física una forma segura para mejorar tu calidad de vida.

Autor: Evaristo Molina. DomoPersonal.

CERRAR
×
×

Carrito