Fibromialgia y ejercicio

La fibromialgia, antes llamada fibrositis, un término acuñado por Gowers en 1904, no produce inflamación, como erróneamente aludía la palabra antigua. Consiste en un grupo de síntomas o signos que se presentan juntos, constituyendo un síndrome que da origen a esta enfermedad.

fibromialgia1

Debido a que la fibromialgia no se presenta con pruebas normales de analítica, los médicos llegaron a creer que esa enfermedad sólo existía en la cabeza del paciente. La denominaban reumatismo psicogeno. Pero las evidencias más recientes muestran claramente que el dolor de la fibromialgia procede de lugares diferentes a la cabeza.

Bennett afirmó que, en su experiencia, el 85 por 100 de las personas que padecen fibromialgia no están en forma. Los trastornos del sueño que suelen traer consigo los síntomas de fibromialgia en las personas que no están en forma se comparan con las personas que tiene una buena condición física.

La clave de la fibromialgia puede ser la fatiga excesiva, incluyendo el exceso de ejercicio. La mayor parte de los investigadores opinan que la fibromialgia puede ser una manifestación corporal del estrés mental sin canalizar. Él ejercicio, hasta un punto, disminuye el estrés, pero si se supera ese punto, el estrés se hace excesivo. Y el exceso de estrés se interfiere con la producción de serotonina. Lo que a su vez conduce a la reducción del sueño de la fase 4, haciendo que el síndrome se ponga en marcha.

Mientras que el exceso de ejercicio podría producir fibromialgia, estudios recientes demuestran que la cantidad justa podría aliviarlo en cierto grado. La mayor parte de las personas que padecen esa enfermedad están en muy mala forma física. A menudo dicen que el ejercicio les hace sentirse peor. Incluso, el dolor de la fibromialgia se siente como el de un músculo sobreentrenado. La solución es la introducción gradual al ejercicio.

La mayor parte de los médicos familiarizados con la fibromialgia recomiendan ejercicios aerobios suaves, como natación, aerobios de bajo impacto o bicicleta estática. Un estudio de 38 pacientes de fibromialgia mostró disminución definitiva del dolor y mejoría de los síntomas subjetivos después de seguir un programa gradual de acondicionamiento aerobio.

Según el doctor Gleen A. McCain, profesor asociado de Medicina en la University of Western Ontario, que dirigió el estudio, determina que el mecanismo del alivio de dolor por parte del ejercicio resulta probablemente del incremento de los niveles de las sustancias analgésicas producidas naturalmente en el cuerpo, como las endocrinas.

Otro beneficio del ejercicio para la gente que padece de fibromialgia se relaciona con el sueño. El ejercicio parece incrementar el tiempo pasado en la fase 4 o recuperativa del sueño. Esto es todavía una conjetura, pero puede explicar por qué la gente que está en forma no sufre síntomas de fibromialgia aunque se les moleste en su sueño.

Es difícil levantar pesas cuando ya nos sentimos exhaustos y con dolores musculares. Pero si la teoría del ejercicio/endorfina es cierta, el entrenamiento con pesas puede ser beneficioso para quienes padecen de fibromialgia. La emisión de endorfinas está relacionada con la intensidad del ejercicio. Debido a que la intensidad del entrenamiento con pesas es superior a la de los movimientos aerobios, habrá mayor emisión de endorfinas cuando se trabaja con pesas. Esto disminuiría la sensación de dolor en las víctimas de la fibromialgia.

La fibromialgia es una condición crónica. Pero intentar superar con éxito muchos de los problemas asociados con el síndrome requiere un entendimiento de la naturaleza de la enfermedad, mantenerse en forma, reducir el estrés y no creerse un inválido. En efecto, uno mismo es el árbitro final de su propia calidad de vida.

CERRAR
×
×

Carrito