DESCANSO Y OBESIDAD

obesidad y sueño

En ocasiones la gente piensa que para la pérdida de peso es bueno dormir poco por un planteamiento erróneo “si duermo más estoy más horas sin actividad y por tanto quemo menos calorías, así que mejor duermo poco y estoy más activo.”

La falta de sueño puede afectar en la pérdida de peso de forma contraproducente ya que un mal descanso puede provocar:

-Aumento de hormonas relacionadas con el estrés como el cortisol lo cual dificulta un buen entrenamiento provocando un catabolismo muscular (pérdida de masa muscular)

-Un peor descanso provoca un estado de cansancio físico y psicológico lo que deriva en una menor actividad física a lo largo del día y ello en un consumo calórico menor.

-El cuerpo debe mantenerse despierto lo cual es energéticamente muy caro y por tanto estimula el apetito por los hidratos de carbono y las grasas siendo más difícil mantener una dieta hipocalórica necesaria para la pérdida de peso.

-Más tiempo despierto sobre todo a altas horas de la noche suele conllevar malos hábitos alimentarios como picar tentempiés ya que si se cena temprano hasta la hora de dormir entra hambre y el organismo en estas situaciones prioriza la apetencia por alimentos de alta densidad calórica (ricos en HC y grasas).

-La obesidad se relaciona con la apnea del sueño (dejar de respirar durante un periodo de tiempo determinado mientras se duerme) lo que provoca una peor calidad de sueño y por tanto todas las consecuencias adversas que hemos comentado previamente creándose un círculo vicioso en el cual el descansar poco y/o mal provoca ganancia de peso y esta nos provoca descansar peor.

– Trata de dormir entre 7-8 horas de sueño reparador por la noche. No es lo mismo dormir 8 horas seguidas por la noche que dormir 6 horas por la noche y 2 horas de siesta por la tarde ya que no solo es importante la cantidad de horas de sueño si no también la calidad del mismo.

Desde Domopersonal te recordamos que la pérdida de peso no debe de ser un objetivo aislado, lo realmente importante es tener un estilo de vida saludable donde debe estar incluido realizar ejercicio físico y mantener una vida activa, comer de forma adecuada y equilibrada y descansar de forma correcta.

Artículo realizado por: Roberto Conesa. Entrenador DomoPersonal especializado en obesidad y sobrepeso.

CERRAR
×
×

Carrito