¿El peso y la masa son lo mismo?

¿El peso y la masa son lo mismo?

En este Post te vamos  acontar la diferencia entre el peso y la masa corporal.

¿Sabías que está demostrado científicamente, que la sesión más efectiva para la pérdida de grasa es aquella en la que mezclamos ejercicios de fuerza con ejercicio aeróbico? En estas fechas, a tan sólo unos meses del verano, esto puede ser una información un tanto valiosa. Haciendo ejercicio de fuerza combinado con aeróbico, perderemos grasa y además nos pondremos fuertes, por tanto, además de perder peso, nos dará energía de sobra para todo el día.

Ahora alguno me dirá… “pues yo hago ejercicios de fuerza, y mi peso en la báscula no baja”. Y yo le diré, “¡Puede que sea así!” ¿Por qué? Te lo explico enseguida.

Esto suele pasar (sobre todo en chicas) cuando vas al gimnasio  y haces ejercicios de fuerza,  que tras un periodo dándolo todo, tu peso disminuye poco, no disminuye e incluso en ocasiones aumenta. ¿Por qué me pasa esto? Pues esto es porque hay que saber diferenciar entre peso y masa. El peso (el numerito de la báscula) es la fuerza con la que nuestro cuerpo empuja el suelo (Nuestra masa multiplicada por la gravedad de la tierra). La masa es la materia que hay en nuestro cuerpo. Normalmente, dicha masa la diferenciamos entre tres; la masa ósea (huesos) la masa grasa (lípidos, algunos de ellos se acumulan en nuestra barriguita, muslos, etc, y es lo que nos queremos realmente quitar) y la masa magra (músculos). La densidad (que es la cantidad de materia en un mismo espacio) de las nombradas masas, son DISTINTAS, siendo mayor la densidad del músculo que la de la grasa. Ya sabes que los ejercicios de fuerza, además de consumir energía, provocan que nuestros músculos crezcan. Por lo tanto, aunque cuando combinamos ejercicios de fuerza y aeróbico, perdemos más grasa, a la misma vez ganamos músculo, que es más denso y pesa más que la grasa. Además, otro beneficio de hacer ejercicios de fuerza, es que el músculo se hace más funcional (si el horno es más grande, necesita más leña). Por esto, nuestra báscula nos dice que nuestro peso no ha disminuido. Pero lo que no te dice es la grasa que has perdido ni el músculo que has ganado.

Desde Domopersonal te aconsejamos que no escuches a tu báscula, pues ella no sabe diferenciar entre peso y masa (a diferencia de ti, que ya si lo sabes).  Cuando te pase esto,  mejor pregúntale a algún pantalón que te quedara justo antes de iniciar el ejercicio o compárate entre dos fotos, una del antes y otra del después. ¡Puede que te sorprendas!

Artículo: Manuel Cañadas Aranega. Entrenador DomoPersonal.

CERRAR
×
×

Carrito