La actividad física: la medicina perfecta para las enfermedades cardiacas.

¿Sabías que el corazón es un órgano que posee células madre capaz de regenerar la misma estructura del corazón?

el-corazon-su-adaptacion-al-ejercicio-fisico-L-f8A0UY

Así es, por ello es vital la realización de ejercicio físico, ayudando a aumentar el tamaño del corazón y su elasticidad.

Estudios realizados demuestran que el ejercicio regular activa las células madre  que poseemos en nuestro corazón, regenerando los cardiomiocitos (células musculares de las que está compuesto el músculo cardiaco).

En personas con insuficiencia cardiaca la realización del ejercicio físico regular, y su consiguiente regeneración de los cardiomiocitos produce efectos antioxidantes. Pero…

¿Cualquier tipo de ejercicio físico produce estos beneficios en personas con enfermedades cardiacas?

El ejercicio físico regular es esencial para obtener los beneficios anteriormente mencionados. Además, en la rehabilitación cardiaca en el caso de patologías cardiacas es fundamental la combinación de ejercicios de fuerza combinados con ejercicios aeróbicos.

Por tanto, cualquier tipo de ejercicio no es suficiente para producir estos efectos positivos.

¿Influye la intensidad a la que se realice el ejercicio para obtener estos beneficios?

Indudablemente la intensidad en la realización del ejercicio es otro factor clave en la obtención de resultados positivos.

En personas con Insuficiencia Cardiaca (IC), entrenando a un 75% obtenido en la prueba de esfuerzo realizada previamente, mejora su factor de riesgo en un 30%, con un promedio de consumo de 2000Kcal/semana a un ritmo intenso.

El ejercicio físico aporta por tanto, grandes beneficios en personas con patologías coronarias, tanto como medida preventiva para futuras lesiones o agravamientos de las lesiones ya existentes, así como medida rehabilitadora.

Siempre es importante realizar un ejercicio físico controlado por un Licenciado en la Actividad Física y el Deporte ante cualquier patología, pero en el caso de enfermedades coronarias lo es incluso más. El control de la intensidad y las constantes vitales, teniendo en cuenta el tratamiento farmacológico de la persona en concreto es primordial para que el ejercicio físico aporte beneficios a la persona que lo realiza y no complicaciones.

Si tienes una enfermedad cardiaca, es el momento de empezar a darle vida a tu corazón. Si no la tienes, es el momento de prevenirla.

CERRAR
×
×

Carrito