Cinco consejos para vivir de forma activa con una enfermedad crónica

Cinco consejos para vivir de forma activa con una enfermedad crónica

Con frecuencia, cuando nos diagnostican una enfermedad crónica son numerosas las dudas que nos invaden al principio. ¿Podré continuar manteniendo mi estilo y ritmo de vida?, ¿En qué me va a afectar en mi día a día?, ¿Cuales son los límites y las adaptaciones que tengo hacer?, ¿Tengo que renunciar a cosas que me gustan hacer? Por ello es importante que aprendas los consejos básicos para vivir de forma activa con una enfermedad crónica, ya que te ayudarán a reorganizarte en tu nueva etapa.

Sea cual sea tu enfermedad crónica (diabetes, hipertensión, colesterol, enfermedad coronaria, osteoporosis, asma, EPOC, esclerosis múltiple, cáncer, etc) debes saber que tu estilo de vida juega un papel fundamental en la evolución de tu enfermedad para conseguir estabilizar y normalizar tu día a día. Tienes que cuidarte y pensar en ti y ello no significa paralizar tu mundo, sino adaptarlo a tus nuevas necesidades. ¡Vamos a ayudarte a conseguirlo!:

  1. Respeta tus horas de sueño y descanso. ¡Fuera el estrés de tu vida!: tu cuerpo necesita descansar y reponerse. Tus horas de sueño son tu regalo diario. Cuando dormimos nuestras células y tejidos se regeneran y ahora más que nunca tu cuerpo lo necesita. Además, el estrés mantenido en el tiempo y la falta de descanso afectan al sistema inmunitario y no queremos debilitarlo, sino reforzarlo para que te encuentres mejor, así que modifica todo lo que te genere estrés.
  2. Mantener una vida activa es la clave: a menudo los consejos habituales ante el diagnóstico de una patología suelen ser demasiado protectores: “descansa”, “no te esfuerces”, “no hagas esto por si…” De igual modo que hemos mencionado que el descanso es importante, el exceso de reposo es contraproducente para tu salud. Cuanto más tiempo estés parado más masa muscular pierde tu cuerpo y cada vez te sentirás más cansado y agotado. Es el pez que se muerde la cola. ¡No podemos permitir que suceda esto! ¿Sabías que el ejercicio físico tiene que ser parte de tú tratamiento? Necesitas mantener una vida activa pero con la dosis correcta, igual que lo haces con el tratamiento que te ha recetado tu médico. Para ello necesitas realizar ejercicio físico guiado y planificado para que sea seguro y adecuado a ti y a cada cambio que se vaya produciendo en tu día a día. Si te animas a ello nuestro equipo especializado en entrenamiento y salud estará encantado de asesorarte.
  3. Cuida tu alimentación e hidratación: mantener una alimentación saludable y equilibrada, respetando las horas de las comidas con una correcta hidratación es tu fuente de energía. Tienes que seguir siempre las pautas de alimentación que te han recomendado en concreto para tu problema de salud. Lo importante es que te diviertas comiendo y para ello el secreto está en hacer recetas sabrosas, fáciles, atractivas y variadas. Te proponemos las Domo Recetas, donde encontrarás numerosas recetas: comidas, cenas, postres y meriendas.
  4. ¡No te pongas límites!: vivir con una enfermedad crónica es posible y además puedes vivir de forma estable aunque tal vez ahora te parezca imposible. Lo importante es que aprendas a vivir con tu enfermedad y a que no renuncies a las cosas que te hacen feliz, sino que adaptes esas situaciones a tus nueva necesidades. Por ejemplo: si esta semana te encuentras más cansado de lo habitual, disminuye tu ritmo, pero nunca lo frenes 100%, aprovecha además las horas del día donde más activo te encuentres para hacer las actividades que te generen un mayor esfuerzo.
  5. ¡Todos para uno y uno para todos!: eres especial y tu caso también lo es. Es importante que tu situación se vea de forma global y que todos tus especialistas estén comunicados. Tu médico de referencia tiene que saber si vas a un nutricionista para mejorar tus hábitos alimentarios y cuales son los resultados que estás obteniendo porque influirá en tu bienestar y tal vez en la dosis de tu tratamiento habitual. De igual modo, si decides iniciar un programa de entrenamiento personalizado para mejorar tu salud, tu entrenador y tu médico de referencia deberían de estar en contacto para diseñar el programa que mejor se adapte a ti. En la calidad esta la excelencia de los resultados y lo importante en este caso eres tú y tu evolución.

Esperamos que estos cinco consejos para vivir de forma activa con una enfermedad crónica, te sirvan para llevarlos a cabo en tu día a día y mejorar tu salud y tu bienestar. ¡Queremos sumar vida a tus años!.

 

Autora: Noelia Mateu Galarzo. Enfermera DomoPersonal.

 

 

 

CERRAR
×
×

Carrito