Entrenamiento personal para mujeres embarazadas

Entrenamiento personal para mujeres embarazadas

¿Es recomendable realizar ejercicio físico durante mi embarazo? Ésta es una de las preguntas que con más frecuencia se hacen las mujeres embarazadas en las consultas de las clínicas ginecológicas. Las mujeres embarazadas son uno de los segmentos de población más sensibles en el ámbito de la Actividad Física y Deporte, pues cada persona presenta unas características particulares y los expertos deben llevar un control exhaustivo a la hora de asesorarles.

Según los estudios más recientes, la realización de un programa de ejercicios bien dirigido tiene efectos positivos materno-fetales. La práctica regular de ejercicio físico asesorado por un especialista en Actividad Física y Deporte puede ser muy beneficiosa en aspectos fisiológicos y psicológicos para la mujer embarazada y, en consecuencia, para el feto. Así lo relatan en su tesis doctoral Virginia Serrano y Óscar García, licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte por la Universidad de Vigo.
Por lo general, la importancia que tiene la actividad física en el ser humano para el mantenimiento óptimo de su salud es indiscutible. Sin embargo, el cuerpo de una mujer embarazada sufre cambios y adaptaciones propias de su estado, por ello siempre debemos contar con la aprobación del profesional médico antes de comenzar un programa de actividad física.

Casos en los que no es aconsejable practicar ejercicio

Así como el ejercicio es beneficioso para la salud, existen casos particulares en las mujeres embarazadas donde es aconsejable el reposo y no realizar esfuerzos:

  • Haber dado a luz anteriormente bebés de bajo peso.
  • Tener contracciones antes de tiempo u otras complicaciones relacionadas con el embarazo.
  • Presentar sangrado vaginal.

También se consideran casos contraindicados para la práctica deportiva: tener una enfermedad coronaria grave, una enfermedad pulmonar restrictiva, el cerviz incompetente, gestación múltiple con riesgo de parto prematuro, sangrado persistente en el segundo o tercer trimestre, presentar placenta previa después de las 26 semanas de gestación, parto prematuro durante un embarazo normal, ruptura de membranas, e hipertensión inducida por el embarazo.

Por esto motivo, en Domopersonal incidimos en la importancia de ponerse en manos de un entrenador personal para evitar riesgos innecesarios, pues éste es una persona cualificada y consciente de que, al realizar la entrevista previa y conocer a la cliente/paciente, deberá antes tener la autorización del ginecólogo para comenzar a preparar un programa específico de entrenamiento.

Recomendaciones para la práctica de ejercicio durante el embarazo

Tras la consulta con el especialista médico, y en caso de no presentar ningún riesgo contraproducente, las mujeres embarazadas podrán realizar una actividad física siempre controlada por un especialista en la materia. Es importante conocer el historial médico, antecedentes, condición física, etc… para luego diseñar un plan de trabajo acorde a su perfil teniendo en cuenta siempre el objetivo de minimizar posibles riesgos hacia su salud y ejerciendo un feedback continuo en el que la motivación para trabajar sea fundamental. Y, para ello, es recomendable contar con un entrenador personal.
Con todo ello, en DomoPersonal compartimos el programa publicado por Virgina Serrano y Óscar García, en el que proponen un trabajo específico según los antecedentes físicos de la mujer embarazada:

En definitiva, desde DomoPersonal enviamos un mensaje tranquilizador a todas las mujeres embarazadas que deseen realizar ejercicio físico, pues en principio sí que pueden y deben realizarlo en la medida de sus posibilidades, y siempre dirigido por un entrenador personal cualificado.

CERRAR
×
×

Carrito