¿Cómo aliviar mi dolor de espalda a causa de la lactancia?

¿Cómo aliviar mi dolor de espalda a causa de la lactancia?

“Me duele la espalda cuando estoy con mi bebé y no sé qué hacer” “No encuentro solución, no sé qué ejercicios puedo hacer para aliviar mi dolor de espalda después de tantas horas con mi bebé en brazos”

Estas son algunas de las cuestiones más comunes que nos transmiten las mamás que son lactantes y para la que tenemos una respuesta activa. Aunque queremos dar un paso más…La respuesta que os vamos a aportar, va enfocada también a los papás, para que ambos podáis mejorar vuestra movilidad si tenéis dolor de espalda asociada a los cuidados de vuestro bebé, entre ellos la lactancia natural que requiere mucho tiempo en la misma posición por parte de la mamá y la lactancia artificial en la que hay rotación de las tomas. ¡El cuidado del bebé es trabajo en equipo!

¿Por qué ocurre este dolor de espalda asociado al cuidado de vuestro bebé?

La respuesta es muy sencilla, por el exceso de tiempo en las posiciones forzadas en el cuidado de tu bebé. Hay un exceso de tiempo en flexión cervical, muñeca, hombro y codo al coger al bebé, al darle de comer, al cambiarlo, al bañarlo, etc.

¿Qué tengo que hacer para aliviar mi dolor de espalda?

Realizar ejercicios compensatorios que tu cuerpo necesita para corregir el exceso de tiempo en esas posturas.

¿Qué ejercicios me van a ayudar a aliviar mi dolor de espalda relacionado con el cuidado del bebé?

Exactamente esto es lo que te vamos a enseñar en el siguiente vídeo. Qué ejercicios debes realizar para mejorar tu dolor de espalda, cómo debes realizarlo y cuál debe de ser la secuencia correcta.

Te proponemos estos ejercicios:

1.Estiramiento de antebrazo.

2.Flexión y extensión de columna.

3.Rotación de columna.

4.Flexión de hombro.

5.Anteversión y retroversión de pelvis.

6. Movilidad psoas y cuadriceps.

7. Extensión de cadera.

8. Refuerzo escapular.

Nuestro consejo es que veas el vídeo en el que te explicamos cada uno de los ejercicios para que los realices con la técnica y secuencia correcta.

Ya tienes herramientas para trabajar y controlar tu dolor de espalda. Ahora depende de ti. Sé constante, dale tiempo a tu cuerpo para que se adapte y para contrarrestar esas posiciones forzadas y sentirás los resultados.

¡A por ello!

Autor: Ernesto Moneo. Entrenador en DomoPersonal especializado en entrenamiento durante el embarazo y postparto.

CERRAR
×
×

Carrito