Cómo prevenir y curar las grietas en el pezón

Cómo prevenir y curar las grietas en el pezón

Si ves esta foto con el gesto de dolor de la mamá amamantando…¿La asocias a la lactancia materna y a la experiencia positiva que imaginas?¿A qué no?

Quiero empezar recordándote algo que es básico y de lo que no tienes que dudar cuando des lactancia materna a tu bebé. Dar pecho o amamantar NO DUELE y lo pongo en mayúsculas. Si duele es porque estamos realizando algo incorrectamente y normalmente es una técnica inadecuada asociada al agarre.

A partir de que tengas claro esta premisa, seguimos descubriendo más sobre las grietas en el pezón.

Una de las grandes pesadillas a las que se enfrentan algunas mamás que no consiguen un buen agarre de su bebé durante la lactancia materna, son las grietas en el pezón. ¿Por qué lo llamo “pesadillas”? Aquellas mamis que las habéis padecido o que ahora mismo las padecéis, sabéis que son muy, pero que muy dolorosas, por eso es importante que conozcas cómo prevenirlas, siendo este el factor más importante y también cómo curar las grietas en el caso de que aparezcan, porque uno de los motivos más frecuentes de abandono de la lactancia materna es el dolor intenso que te producen las grietas en el pezón durante el amamantamiento de tu bebé.

¿Por qué aparecen las grietas en el pezón si doy lactancia materna?

Esta es la pregunta que más os hacéis, y es importante que lo hagáis previamente a iniciar la lactancia materna para prevenirlas.

En la mayoría de los casos, las grietas aparecen por un mal agarre o un agarre defectuoso de tu bebé. Por ejemplo, que coja solamente el pezón y no gran parte de la areola.

Para ello es muy importante incidir en la técnica de lactancia con un buen agarre del pezón. Aquí va el primer consejo: si tienes grietas en el pezón, revisa tu técnica de lactancia, descubrirás que tu bebé no tiene un buen agarre. ¡Si cambias esto, las grietas desaparecerán y no continuarán avanzando!

¿Cuál es el primer síntoma que puedo notar relacionado con la aparición de grietas en el pezón?

El primer síntoma que puedes tener relacionado con el mal agarre es la molestia o dolor cuando amantas a tu bebé. Si este mal agarre no es corregido a tiempo, tu pezón se va a irritar, poniéndose de color rojo y posteriormente, aparecerán las grietas en el pezón.

¿Sabes qué signos nos pueden indicar que algo no está funcionando bien con el agarre y que puede terminar provocando grietas en tu pezón?

1.El chasquido de tu bebé al cuando succiona. Esto sucede porque solo coge una parte del pezón y al succionar coge aire. Si tu bebé hace este ruidito o chasquido pero no te molesta, no le des mayor importancia, pero sí te molesta o te duele corrige el agarre porque terminará produciendo grietas en tu pezón. ¿Cómo evitar el chasquido? Pues muy fácil, empujando a tu bebé hacia el pecho. Recuerda que no eres tú la que va hacia tu bebé durante la lactancia, sino al contrario, has de llevar a tu bebé hacia tu pecho.

2. Que tu pezón tenga color rojo y de forma de pintalabios (plano o chafado). No es normal que tu pezón tenga este aspecto cuando terminas de amamantar a tu bebé. Muchas mamis no sabéis que esto es un signo de mal agarre o de agarre parcial del pezón y no a la areola, pero lo es si te ocasiona molestia o dolor. En el caso de que te aparezca pero no te produzca ninguna molestia, ¡No le des mayor importancia! Continúa como hasta ahora.

¿Qué puedo hacer para prevenir la aparición de grietas en el pezón?

Ante esta pregunta quiero empezar hablándote de uno de los grandes mitos: “Durante el embarazo tengo que preparar mis pezones para la lactancia”. La realidad es que no tienes que hacer nada para ello, ni aplicarte cremas, ni aceites. Para prevenir la aparición de las grietas en el pezón el secreto está en realizar un agarre correcto y en corregir el agarre desde la primera molestia una vez que tengas a tu bebé y que hayas iniciado la lactancia materna, para que no siga progresando.

Para ello, te cuento un truco doble para mejorar el agarre:

Por un lado, de manera habitual sueles meter el pezón en el centro de la boca de tu bebé y el truco está en dirigirlo hacia el paladar.

Por otro lado, es importante que el labio inferior de tu bebé abarque el mayor espacio de areola.

¿Cómo vas a conseguirlo?

Ante todo siendo paciente. Tu bebé necesita un aprendizaje y debes de enseñarle a realizar un agarre de calidad. Espera a que abra la boca y empuja a tu bebé contra el pecho.

También vas a conseguirlo cambiando de postura a tu bebé para potenciar un mejor agarre. Si no sabes qué posturas favorecen el buen agarre, te aconsejo consultar a lactoschool donde Mayte Aguilera, enfermera especializada en pediatría y consultora en lactancia materna te va a ayudar a conseguirlo.

¿Qué puedo hacer si ya tengo grietas en el pezón?

En el caso de que ya tengas grietas en el pezón es importante poner un ¡STOP!. Por ello, además de corregir el agarre para que las grietas no progresen en tamaño y profundidad, es importante que seas muy paciente con la molestia y dolor para no abandonar la lactancia materna.

Quiero que tengas esto muy presente: si corriges la causa que las ha provocado, las grietas se curan aunque sigas dando de mamar a tu bebé.

Para ello, puedes mejorar esta molestia o dolor hidratando tu pezón con una gota de aceite de oliva después de cada toma (nada de cremas y ungüentos) y dejando tus pechos al aire el mayor tiempo que puedas. ¿Sencillo verdad?

Recuerda que las grietas son producidas por el mal agarre de tu bebé, por lo que si ya has tenido una mala experiencia previa no significa que con tu próximo hijo vuelva a sucederte, esto depende del buen agarre y cada bebé es un mundo.

Espero que estos consejos y trucos fáciles y sencillos de poner en práctica, te ayuden a prevenir la aparición de grietas, a tratarlas si ya las tienes para ayudarte a mantener la lactancia materna y a animarte repetir la lactancia materna con tu próximo bebé si tuviste una mala experiencia previa que te hace dudar sobre si volver a amamantar de nuevo.

¡Te deseo una lactancia materna exitosa para ti y tu bebé!

Autora: Noelia Mateu. Enfermera DomoPersonal y GYM4MOM.

CERRAR
×
×

Carrito