Mito: Hay que comer poco para adelgazar

Mito: Hay que comer poco para adelgazar

Tienes frente a ti uno de los mitos más importantes y arraigados en nuestra sociedad. ¿Qué opinas?

¿Por qué piensas que hay que comer poco para perder peso? O por el contrario ¿Por qué piensas que no hay que comer poco para adelgazar? Reflexiona sobre ello antes de seguir leyendo.

Mito 6. Hay que comer poco para adelgazar

Si ingerimos menos calorías nuestro metabolismo termina gastando menos. Se trata de consumir más calorías de las que ingerimos.

Si queremos perder peso, tenemos múltiples variables para controlar. Normalmente nos centramos exclusivamente en “come mejor y haz más ejercicio”, pero además tenemos que tener en cuenta:

1.Manejo del estrés:
Un bróker de bolsa que pasa 14-16h del día trabajando con altos niveles de estrés es muy difícil que pierda peso aunque no coma mucho.
Los altos niveles de estrés en el organismo dificultan la pérdida de peso.

Por ello, en ocasiones es necesario en estos casos un apoyo psicológico y no sólo nutricional, para la pérdida de peso en casos de estrés, ya que una forma recurrente de paliar el estrés es recurriendo a la comida.

Si no manejo el estrés puedo estar a dieta, pero si llego a las 23h a casa y me pongo a comer y devoro la nevera, no porque tenga hambre, sino por la necesidad psicológica que me aporta la comida, esa sensación de calma. Es importante poder gestionar el estrés para mantener el peso que deseamos.

2.Descanso:
El descanso es algo que no valoramos y que muchas veces utilizamos en contra. Solemos pensar que si duermo menos y estoy más tiempo despierto voy a quemar más calorías, pero sucede al contrario. Si duermo menos y estoy más horas despierto suelo comer más y suelo tener tendencia a comer peor. Como el cuerpo necesita energía, tiene tendencia a comer más dulce y alimentos altos en grasas porque necesita esa energía para aguantar.

Se hizo un estudio con dos grupos de personas. El primero de ellos les dejaban dormir 5h y al segundo 8h, ambos con dieta y ejercicio controlado. ¿Sabes cuál fue el resultado? El grupo de personas que dormía menos tiempo, perdía menos tiempo pero lo que perdía era masa muscular, por tanto al tener menos músculo se genera menor posibilidad de quemar y llega un punto en el que no se puede continuar perdiendo peso.

La conclusión a este estudio fue que descansar bien y en la cantidad suficiente es necesario para la pérdida de grasa.

3.Exposición al frío:
En la actualidad nos hemos acostumbrado a permanecer en un clima de 25 ºC constantemente. Voy a casa y tengo la calefacción, salgo y me pongo un buen abrigo que mantiene mi temperatura corporal, voy al coche y enciendo la calefacción…Nuestro cuerpo ya no necesita gastar energía para mantenerse caliente siendo un factor que influye en el consumo calórico.

Cuando pasamos frío, tiritamos. Al tiritar generamos contracciones musculares para generar calor y ello implica un consumo calórico. Por tanto, tener una exposición mayor al frío nos genera un mayor consumo de energía y a bajar de peso.
Es cierto que la influencia que tiene es relativamente baja. El objetivo no es pasar frío para perder peso, pero hemos de saber que es un factor que también influye.

4.Alimentación:
No necesariamente hay que comer menos para adelgazar, sino comer mejor. El requisito fundamental es no pasar hambre porque está condenado al fracaso. Puedes pasar hambre una temporada, 2-3 semanas, tengo una boda y de aquí a 3 semanas como muy poco para “entrar en el traje”, pero al final, a largo plazo es inviable. No podemos estar toda la vida pasando hambre.

¿Sabes cuánto es el récord de tiempo máximo que una persona ha estado sin comer? En los años 60 se hizo un estudio en el que una persona estuvo 283 días sin comer, perdió unos 80kg y tuvo muchos problemas de salud asociados.

5.La genética:
La genética es un aspecto que influye mucho en la pérdida de peso. Hay ciertas alteraciones que no podemos controlar, tales como: hipotiroidismo dificultan la pérdida de peso, la salud de cada uno, la condición física.
Seguro que has visto personas que comen de todo y no engordan y otras que por poquito que ingieran sí lo hacen.

6.El ejercicio físico:
El ejercicio físico es otro de los factores importantes. Si yo empiezo una dieta en la que cada vez como menos, la tendencia es ir perdiendo masa muscular. Al final el músculo gasta mucha emergía y si no lo estoy utilizando, pierdo masa muscular.

¿Cuál es el objetivo del ejercicio?
Estoy perdiendo peso, pero estoy utilizando mis músculos porque me muevo y los ejercito, por tanto no pierdo el músculo porque lo necesito, mientras que si solo hago dieta no. Por eso es importante a la hora de perder peso realizar ejercicio físico y mantener la masa muscular para favorecer la pérdida de grasa.

7. La MICROBIOTA.
Es la flora intestinal, las bacterias que tenemos en nuestro intestino. Numerosos estudios confirman la importancia de la flora intestinal. Por cada célula tenemos 10 bacterias. Tenemos más bacterias que células.

Es muy importante la alimentación que tuvimos de pequeños, si estuvimos en contacto con animales o no porque todo ello va poblando nuestro intestino y que tengamos un tipo de bacterias u otras influye en cómo nos relacionamos con la comida y en que gaanemos más o menos peso.

8.Actividad física:
Salir a correr un rato de forma puntual sería actividad física. El ejercicio físico es algo planificado. Es muy importante la actividad física. No bajamos las escaleras, vamos en coche, no barremos porque pasamos la rumba.

La OMS recomienda 10.000 pasos. ¿Cuántos haces tú? 10.000 pasos es lo mínimo para no considerarse sedentario. ¡Así que actívate y ponte en marcha! Ya no valen 10.000 tiene que ser como mínimo 10.000+1

Autor: Roberto Conesa. Entrenador personal en DomoPersonal especializado en nutrición.

CERRAR
×
×

Carrito