Montar en bicicleta: deporte anti-estrés beneficioso para el corazón

Montar en bicicleta fortalece cuerpo y alma. Esta afirmación se desprende de los diferentes estudios médicos realizados en los últimos años. Y es que, pese a que tengamos el concepto de que subirse a la bicicleta y pedalear requiere un sobreesfuerzo físico gracias a las competiciones profesionales como el Tour de Francia, la realidad es totalmente contraria.

Perder peso, mantenerse en forma, disminuir los niveles de colesterol, mantener un corazón sano, incrementar la capacidad de los pulmones y evitar dolores de espalda y rigidez en las articulaciones son algunos de los principales beneficios que se observan en las personas que practican con asiduidad el ciclismo. Se trata, pues, de una actividad física muy recomendable.

Fuente: Vivirsalud.com

Sin embargo, en España no somos grandes aficionados al deporte de los pedales. Tan sólo un 31% de la población practica ciclismo, una cifra que contrasta con las bondades de nuestro clima en comparación con otros países como Suecia o Alemania, donde el uso de la bicicleta es del 75%. Posiblemente el desconocimiento sobre los beneficios de montar en bicicleta sea la causa de esta cifra tan escasa en nuestro país. Por eso, en DomoPersonal os animamos a practicar este deporte, y con más motivo durante el verano para aprovechar el buen tiempo.

Por lo general, el ciclismo es un deporte aeróbico, aunque puede presentar ciertas situaciones (un esprint, una reacción de escape…) en las que trabajamos el sistema anaeróbico debido a los cambios de intensidad. Por este motivo -y otros muchos, como el ser un ejercicio realizado al aire libre- se trata de una actividad que disminuye el estrés, siempre y cuando no estemos en una competición continua, por ejemplo.

Además, se trata de una actividad que fortalece nuestro tren inferior. Pedalear supondrá un gran beneficio para cuádriceps y gemelos , entre otros músculos, y garantiza también un buen rendimiento cardiovascular. A nivel articular, el ciclismo es menos lesivo que el running, puesto que nuestras rodillas no se verán perjudicadas por el impacto y reduciremos el riesgo de lesión en ellas.

En definitiva, el ciclismo se ha convertido en deporte que combina actividad física, aire libre, paisaje, relaciones sociales y diversión. Se puede practicar con grupos de amigos, con la familia o bien en un club deportivo, en la ciudad o en la montaña, presentando siempre unos resultados efectivos y saludables para nuestras vidas.

Fuentes:

Vivirsalud.com

Arueda.com

CERRAR
×
×

Carrito