¿Por qué tus esfuerzos para perder peso no están funcionando?

¿Por qué tus esfuerzos para perder peso no están funcionando?

5 aspectos que frenan tu pérdida de peso (4 + 1 de regalo)

A ver si te suena…Pones toda la voluntad por tu parte, te animas a dar el paso, comienzas con tu dieta, mantienes la motivación al principio hasta que… ¡Una vez más terminas abandonando! Decimos que por falta de motivación, por frustración al no conseguir los resultados y por ver cada vez más lejano tu objetivo. Sin embargo, la siguiente vez vuelves a repetir el mismo proceso que anteriormente no ha funcionado: arrancas, mantienes, abandonas

Pero… ¿Te has parado a reflexionar por qué tus esfuerzos de pérdida de peso no están funcionando realmente? A menudo nos centramos únicamente en la dieta, pero realmente un alto porcentaje de personas no consiguen su objetivo de pérdida de peso, porque no tienen en cuenta las variables de las que te voy a hablar a continuación.

Si no quieres fracasar una vez más en tu objetivo, lee las recomendaciones que te voy a aportar a continuación. Lo que te voy a explicar es la base de la pérdida de peso, es aquí donde tienes que centrar todos tus esfuerzos. Si entiendes la importancia de estas variables y consigues interiorizarlas, tendrás asegurado conseguir tu objetivo.

Después de conocer por qué tus esfuerzos centrados en la pérdida de peso no están funcionando, ya no será un intento más fallido, si no el paso que te acerca a alcanzar tu propósito.

Los cinco aspectos (4+1) que frenan tu pérdida de peso

1. Déficit calórico:

Es déficit calórico es la estrella de la pérdida de grasa. Sin déficit no habrá pérdida de peso.

¿En qué consiste el déficit calórico? Es un balance negativo entre la ingesta de calorías y el gasto total de las mismas, es decir tienes que comer menos calorías de las que gastas.

INGESTA<GASTO

Lo ideal para optimizar tu proceso de pérdida de peso, sería combinar las dos opciones. Es decir, aumentar tu gasto calórico (ser más activo) te va permitir tener una ingesta más alta de calorías, aportando así buenos macronutrientes y sin pasar excesivamente hambre durante este proceso.

A modo de consejo, te diré que no hay que obsesionarse con contar todas las calorías que tomamos, si bien no puedes controlar las calorías que quemas (aunque cada vez las tecnologías no lo ponen más fácil) sí que puedes poner el foco en las calorías que consumes, si ves que pasas sobre tus calorías máximas 500kcal pues tienes que ajustar esa ingesta pues no estarías en un déficit real. (Para ello te ayudaría una buena lectura del etiquetado de los alimentos)

2. Suficiente ingesta de proteína:

La proteína es uno de los nutrientes que no puede faltar en tu dieta, pues te aporta múltiples beneficios y te permitirá que el proceso de pérdida de peso sea más sencillo.

¿Por qué es importante la proteína en tu alimentación?

– Aumenta tu saciedad: por lo tanto, tienes menor sensación de hambre. ¡Ingieres menos!
– Mayor efecto térmico: aumentando el gasto calórico durante la digestión.
– Ayuda a mantener la masa muscular: este es uno de los aspectos muy importantes que veremos más adelante.

3. Estilo de vida activo:

Mantenerte activo a lo largo del día te ayudará a aumentar tu gasto calórico, beneficiando ese balance negativo que hemos comentado como primer factor fundamental para la pérdida de peso. Además, incluir entrenamientos bien programados especialmente de fuerza son la clave para esa pérdida de peso.

4. Descanso:

Actualmente vivimos en una sociedad en la que cada vez dormimos menos y las horas que dormimos son de peor calidad. No tienes que olvidar que un descanso deficiente puede perjudicar a tu salud en general, pero es especial, va a influir negativamente en la pérdida de peso alternando procesos hormonales como puede ser la resistencia a la insulina y el aumento de cortisol, que van en contra de tu interés hacia el objetivo de pérdida de peso.

Además, dormir menos, también te genera más estrés y ansiedad, provocando la ingesta de alimentos a deshoras y de forma habitual, alimentos con gran aporte calórico (chocolate, alimentos procesados, patatas fritas, etc)

5. Paciencia (este es el de regalo):

¡Sí la paciencia! Es uno de los errores más habituales que cometemos en la consecución del proceso de pérdida de peso, perder la paciencia. Nos hemos acostumbrado a querer las cosas de hoy para ayer. ¿Cuánto tiempo has tardado en llegar al punto que has llegado de acumulación de grasa y de peso corporal? Este proceso ha sido progresivo a lo largo de varios años y perderlo implica también un proceso.

Ahora que ya conoces por qué tus esfuerzos en la pérdida de peso no estaban funcionando, tienes que centrar tus esfuerzos en las variables mencionadas para conseguirlo y recuerda… ¡La paciencia es tu mejor aliada en este proceso!

¿Recuerda la fábula de la liebre y la tortuga? Mantén la mentalidad de la tortuga: “Avanza lento pero llegarás lejos”. Tu compromiso y tu constancia te permitirán conseguirlo esta vez.

Autor: Pablo Ruiz. Entrenador DomoPersonal especializado el pérdida de peso.

CERRAR
×
×

Carrito