Qué debes saber sobre la episiotomía y sus cuidados

Qué debes saber sobre la episiotomía y sus cuidados

¿Cómo cuidar correctamente mi episiotomía tras el parto?

Son muchas las dudas que pueden surgirte sobre los cuidados personales e íntimos durante el postparto y la cuarentena. ¿Cuánto tiempo tarda en cerrar la herida? ¿Cómo tengo que curar la herida? ¿Cómo puedo favorecer la recuperación del tejido?

Por ello, es importante que conozcas toda la información previamente sobre todo lo que debes saber sobre la episiotomía y sus cuidados, para que llegado el momento estés tranquila y conozcas los cuidados que vas a necesitar y cómo actuar en el caso de que precises una episiotomía.

¿Qué es la episiotomía o herida? ¿Y el desgarro?

La episiotomía es el corte que se hace en el periné de una mujer durante el parto para facilitar la salida del bebé (ensanchando la abertura vaginal). Este corte se puede hacer tanto con tijera como bisturí y se considera una cirugía menor.

Por otro lado, el desgarro o la laceración, puede producirse de forma natural con el paso del bebé durante su expulsión y rara vez afecta al ano.

Tanto las episiotomías como las laceraciones perineales requieren puntos de sutura para reparar y garantizar la mejor cicatrización. Ambas son similares en el tiempo de recuperación y la molestia durante la cicatrización.

En la actualidad, la episiotomía no forma parte del protocolo del trabajo de parto. ¡Ni mucho menos! En la época de nuestras madres, prácticamente todas las mujeres tenían una episiotomía de forma automática porque se consideraba el método más seguro.

A día de hoy, arropados por la ciencia y por numerosos estudios realizados, la prioridad se centra en preparar la zona perineal y el suelo pélvico previamente al parto, precisamente durante el embarazo (e incluso antes, cuando la mujer tiene pensado planificar su embarazo), para que toda la musculatura perineal esté completamente preparada para el momento del parto, evitando recurrir a una episiotomía y a sus posibles complicaciones.

Por ello, es tan importante que durante tu embarazo te prepares de forma activa mediante el entrenamiento de tu suelo pélvico y de toda la musculatura implicada en el trabajo de parto para reducir la posibilidad, en la medida de lo posible, de tener que pasar por una episiotomía.

En la mayoría de los partos naturales sin complicaciones, se evita la episiotomía y por tanto la recuperación postparto es mucho más rápida y favorable y sin duda alguna, menos dolorosa. En algunos casos en concreto es inevitable no realizar una episiotomía, por ello me gustaría que estuvieras informada al respecto por si llegado el momento tuvieses que vivir esta experiencia.

Relación de la episiotomía, desgarro y suelo pélvico.

La episiotomía o el desgarro son cortes que afectan de forma directa el suelo pélvico: el conjunto de músculos y ligamentos que sujeta los órganos internos del abdomen, como el aparato digestivo, urinario y reproductor.

El suelo pélvico es el responsable, entre otras cosas, de controlar la continencia urinaria y anal además de tener un papel primordial en la respuesta sexual como la sensación del orgasmo femenino.

Tras una herida como ésta, el suelo pélvico va a precisar cuidados para lograr recuperarse por completo, de forma que pueda recuperar sus funciones sin problema.

¿Cuánto tiempo tarda en curarse o cerrarse la herida?

Si tu parto es o ha sido natural, con episiotomía o desgarro, precisarás de puntos para cerrar la herida. Este tipo de puntos o suturas suelen caerse o reabsorberse, entre 2 y 3 semanas después del parto en la mayoría de los casos.

Puedes volver a tus actividades normales cuando te encuentres bien, sin embargo has de esperar 6 semanas antes de:
• Utilizar tampones.
• Tener relaciones sexuales.
• Realizar cualquier otra actividad que pudiera abrir (romper) los puntos de sutura.

¿Cuándo he de ponerme en contacto con el personal sanitario?

Es normal que te hagas esta pregunta y que tengas dudas sobre ello. De forma normal, tu postparto ha de evolucionar favorablemente, pero te recomiendo que te pongas en contacto con tu equipo sanitario si:

1. Si antes de que los puntos se te caigan y que la herida haya cicatrizado completamente, la herida se reabre o te supura, debes consultar con el personal sanitario qué conviene hacer, si dejar que la herida cierre por sí misma o si es necesario volver a suturar.

2. Si tu dolor empeora.

3. Si pasas 4 días o más sin tener una deposición.

4. Si expulsas coágulos de sangre más grandes que una nuez.

5. Tienes flujo con mal olor.

¿Cómo he de curar la episiotomía? ¿Cómo puedo evitar que se infecte?

La higiene adecuada es el factor clave de los primeros cuidados de la herida de episiotomía o desgarro. Es importante mantener la zona siempre limpia y seca (en la medida de lo posible ya que la zona perineal es húmeda), puesto que evitará posibles infecciones y favorecerá la velocidad de curación de la herida.

Tienes que tener en cuenta 3 factores esenciales a seguir:
1.Limpieza o lavado de la herida.

Cada vez que vayas al baño o te duches es recomendable limpiar la herida. La forma más cómoda y práctica es hacerlo con agua tibia y jabón neutro.

2.Secado de la herida.

Es muy importante que la herida se mantenga seca para favorecer la cicatrización. Una vez realizado el lavado de la herida, puedes secarla con una toalla limpia, con pequeños toques pero nunca frotando el tejido contra la piel. Otro método muy práctico es utilizar el secador del pelo con aire frío para secar la zona.

3.Deja la herida al aire libre siempre que puedas.

¡Es la mejor forma para que cicatrice una herida! Lo único que al estar la herida en la zona perineal es un poco complicado llevarlo a cabo. Mi consejo es que aproveches los ratos que estés en casa para ponerte algún camisón sin ropa interior de modo que la herida respire.

¿Qué puedo hacer para que la episiotomía me moleste menos?

¡Qué gran pregunta! Aliviar tu dolor mientras la episiotomía cicatriza es importante, para tu descanso y bienestar y para la atención y los cuidados que tienes que ofrecerle a tu bebé.

La herida de episiotomía o desgarro suele ser dolorosa, y el proceso de cicatrizado puede hacerse muy molesto, ¡Pero tranquila, todo llega! Con el tiempo, el tejido afectado se recupera, las terminaciones nerviosas se vuelven a conectar entre ellas y en cuanto a la cicatriz se puede disimular hasta casi desaparecer. Pero mientras que ello llega, te aporto seis consejos básicos para que reduzcas tu dolor/molestia en tu día a día:

1. Aplicar frío en la zona perineal.

Solicítele al personal de enfermería que te apliquen compresas frías inmediatamente después del parto. Aplicar compresas de hielo en las primeras 24 horas después del parto disminuye la inflamación y ayuda a reducir el dolor.

2. Baños con agua tibia.

Espera hasta 24 horas después de haber dado a luz, incluso mejor si lo haces una vez que estés en casa. El bidet o bañera se limpie con un desinfectante antes de cada baño.

3. Toma algún fármaco para aliviar el dolor.

Durante tu ingreso en el hospital te lo administrarán directamente. En tu alta te pautarán medicación analgésica para casa.

4. Aprende a sentarte con una cicatriz en el periné.

Es algo que hacemos de forma rutinaria, pero con una cicatriz en el periné, sentarte genera molestia e incluso dolor. Vas a descubrir por ti misma de qué forma te molesta menos con el paso de los días, pero lo recomendado es que te sientes dejando el peso de tu cuerpo sobre el glúteo contrario al lado donde tienes la cicatriz. Es importante que evites cojines y almohadas, lo ideal es que te sientes sobre superficies firmes y rectas.

5. Utiliza ropa interior de algodón.

Otra de las cosas que vas a descubrir en esta etapa es que hasta unas braguitas pueden molestarte. Es importante que utilices exclusivamente ropa interior de algodón, evitando prendas de ropa muy ceñidas que presionen tu zona perineal.

6. Ingiere alimentos ricos en fibra y bebe abundante agua.

Es importante que tomes alimentos ricos en fibra como frutas y verduras combinadas con la ingesta de abundante agua para favorecer tu tránsito intestinal. Es muy importante que no vayas estreñida, para no generar más dolor en la zona perineal durante la defecación.

¿Qué puedo hacer para ayudar al proceso de cicatrización?

El proceso de cicatrización es un proceso natural, pero es cierto que si sigues los siguientes consejos vas a favorecer el proceso de cicatrización:

Realizar baños de asiento (sentarse en el agua que cubra la zona de la vulva) varias veces al día (3-4 veces). Espere hasta 24 horas después de haber dado a luz para tomar un baño de asiento. Usted puede comprar zafas en cualquier droguería que encajen en el borde del inodoro o utilizar el bidet. También puedes utilizar la bañera, si prefieres.

Cambiar las compresas cada 2 a 4 horas.

• Mantener la zona alrededor de los puntos de sutura limpia y seca. Como hemos comentado anteriormente, secar la zona dando toques con una toalla limpia después de bañarse.

• Después de orinar o tener una deposición, lavar bien la zona con agua tibia y secar dando toques con una toalla limpia. No utilizar papel higiénico.

¿Qué puedo hacer para que la piel de la zona perineal se regenere?

Una vez que los puntos de tu episiotomía se hayan caído y que tu herida esté cicatrizada externamente, puedes favorecer la elasticidad de tu piel a través de masajes en la zona de la cicatrización, manteniendo la cicatriz bien hidratada mediante aceite de rosa mosqueta o cremas ricas en vitamina E. Ello te ayudará a regenerar el tejido y a evitar la formación de queloides (Crecimientos exagerados y gruesos del tejido de cicatrización)

¿Qué pasos he de seguir para recuperar mi suelo pélvico tras una episiotomía?

La episiotomía o el desgarro pueden generar numerosas complicaciones, entre ellas:
-Adherencias subcutáneas.
-Incontinencia urinaria o fecal.
-Dolor y molestias en la zona del periné, especialmente durante las relaciones sexuales con penetración.

La recomendación más acertada es que acudas a un fisioterapeuta especializado en recuperación postparto para realizarte una valoración inicial del suelo pélvico y ver de qué punto partes. Si tu valoración funcional es óptima (dentro de las limitaciones normales del postparto), podrás iniciar un programa de entrenamiento diseñado por un entrenador personal especializado en postparto, para fortalecer y recuperar el tono muscular de tu suelo pélvico en esta etapa. Si tu valoración inicial del suelo pélvico no es óptima, tendrás que iniciar previamente un tratamiento que combine varios métodos de fisioterapia (masaje perineal, indiba, etc) para recuperar ciertas funciones antes de iniciar la siguiente fase que correspondería al entrenamiento del suelo pélvico.

Desde nuestro equipo, contamos con compañeros especializados en recuperación postparto tanto a nivel presencial como online. Desde aquí puedes acceder a los programas que hemos creado pensando en SuperMamis como tú que necesitan reencontrarse de nuevo con su bienestar interior.

Autora: Noelia Mateu. Enfermera del equipo DomoPersonal.

CERRAR
×
×

Carrito