Cómo cuidarse durante los primeros meses del embarazo

Cómo cuidarse durante los primeros meses del embarazo

¡Enhorabuena mami! Te has hecho el test de embarazo y por fin ha dado positivo. Junto con la ilusión y el nuevo proyecto de vida que comienza, también surgen muchas dudas. ¿Y ahora qué hago? Es la pregunta más recuente que os hacéis las mamis.

¿Quieres saber los pasos que necesitas dar a partir de este momento? Pues lee con atención este post, porque te voy a facilitar los 5 cuidados esenciales que tienes que llevar a cabo durante los primeros meses del embarazo para mantener un embarazo activo y saludable de principio a fin.

1.Decidir en qué momento contar la notica.

Tanto tú como tu pareja tenéis que decidir en qué momento queréis hacer pública la noticia y a qué personas. En el caso de ser mamá soletera, serás tú la que decida cuando dar el paso de contarlo.

Hay personas que prefieren hacerlo nada más hacerse la prueba en casa y otras que prefieren esperar a hacer el análisis de sangre para confirmar el embarazo e incluso esperar a la primera ecografía para comprobar que la evolución del embarazo es la adecuada. ¡Es totalmente personal!

2.Solicita una cita con tu médico de atención primaria o tu médico de cabecera.

En esta cita con tu médico de atención primaria, al comunicarle que estás embarazada te solicitará una analítica de sangre para confirmar el embarazo.

Una vez confirmado el embarazo te derivará al seguimiento con el ginecólogo y la matrona de atención primaria para el seguimiento de tu embarazo.

¿Cuándo se puede realizar la prueba del embarazo en sangre?

La prueba de embarazo en sangre se puede realizar desde la primera semana tras la ovulación, siendo más rápido que otros métodos como puede ser el test de embarazo de orina. 

3. Primera cita con tu ginecólogo de atención primaria y si lo deseas con tu ginecólogo habitual.

La primera cita con el ginecólogo suele realizarse sobre la semana 6-9 de gestación.

Hay muchas mujeres que van alternando las consultas con el ginecólogo de atención primaria y la matrona con las consultas de su ginecólogo habitual. ¡Tú decides cómo hacerlo!

Mi consejo es que antes del embarazo, si este ha sido planificado, te realices una revisión previa para comprobar que todo está correctamente para quedarte embarazada y para preparar a tu cuerpo para ello, con el ácido fólico. Si lo has hecho así, perfecto. ¡Ahora toca la siguiente revisión para la confirmación del embarazo!

Si no hiciste esta revisión previa, esta primera consulta va a ofrecerte muchos consejos a seguir a partir de ahora.

Mi consejo es que anotes todas tus dudas en una libreta o en tu móvil para que puedas preguntarlas en la consulta, porque te aseguro que cuando estés allí se te olvidarán muchas de las cosas que quieres preguntar.

¿En qué consiste la primera consulta con el ginecólogo?

  • Confirmación del embarazo: El ginecólogo va a confirmar tu embarazo a través de una ecografía transvaginal en la que se podrá ver el saco gestacional y según la semana de gestación, escuchar el latido del bebé.
  • Calcular la edad gestacional y fecha probable de parto: el ginecólogo puede calcular su edad gestacional y por tanto la fecha aproximada del parto. Para calcular la fecha probable de parto también suelen hacerlo teniendo en cuenta la fecha de la última regla.
  • Realizar historia clínica (si no se tenía anteriormente): para conocer los antecedentes familiares de la pareja, preguntará si ha habido abortos previos, alguna enfermedad importante o crónica, alergias, intervenciones quirúrgicas anteriores, hábitos de vida, alimentación…
  • Control del peso y la tensión arterial: algo que se repetirá en las siguientes visitas.
  • Realización de análisis de sangre: para determinar el grupo sanguíneo y el factor Rh de la embarazada, el nivel de hemoglobina, así como anticuerpos frente a algunas infecciones (rubéola, hepatitis, toxoplasmosis), o de enfermedades como el SIDA y otras de transmisión sexual.
  • Análisis de orina: para detectar posibles infecciones y comprobar los niveles de azúcar y proteínas.
  • El médico recetará te suplementos vitamínicos. Es importantísimo los suplementos de ácido fólico, durante el periodo preconcepcional y a lo largo de los primeros meses del embarazo. Esto es así porque el ácido fólico disminuye anomalías congénitas del tubo neural, cardiacas…

En aquellas mujeres embarazadas que no alcanzan las cantidades recomendadas de yodo con su dieta, también se recomendará suplementos de yodo. ¿Sabías que una deficiencia de yodo durante el embarazo y primera infancia puede producir una hipotiroxinemia que afecte negativamente al cerebro en desarrollo?

4.Crea buenos hábitos durante el embarazo.

Lo ideal es que antes de quedarte embarazada ya mantengas estos hábitos para prevenir riesgos durante el embarazo y favorecer la salud del bebé.

Durante el embarazo es muy importante que potencies los siguientes hábitos:

1.Sigue una dieta saludable, variada y equilibrada. ¡La dieta mediterránea es ideal!

2.Realiza ejercicio físico de forma regular si no existe ninguna contraindicación médica.

Si realizabas ejercicio físico previo al embarazo genial, pero si no, no te preocupes, el ejercicio físico adaptado a cada trimestre del embarazo, es totalmente seguro y beneficioso tanto para tu como para tu bebé.

¿No sabes qué ejercicios son seguros realizar durante cada trimestre del embarazo? Haz click aquí y descúbrelos.

3.No consumas hábitos tóxicos como alcohol ni otras drogas.

El alcohol consumido pasa fácilmente a la placenta. No fumes, ni permitas que fumen alrededor de ti, ni frecuentes lugares cargados de humo. fumar puede implicar numerosos riesgos, desde el aborto hasta el parto prematuro o el bajo peso del feto al nacer.

4.No te automediques. Usa racionalmente los medicamentos y siempre bajo prescripción médica.

5.Comprueba junto a tu médico los medicamentos que tomas.

Si estás tomando medicamentos para enfermedades crónicas, debes consultar inmediatamente con tu especialista de referencia, quien decidirá si continuar, cambiar o suspender el tratamiento.

6.Evita la exposición a radiaciones ionizantes y a sustancias químicas tóxicas durante el embarazo.

7.Toma ácido fólico.

Es aconsejable tomarlo tres meses antes del embarazo o comenzar inmediatamente después, ya que ayuda a la formación de los órganos del bebé, reduciendo el riesgo de enfermedades como la espina bífida.

8.Adopta precauciones antitoxoplasmosis.

Si no has contraído la enfermedad, evita comer carne cruda y pescado crudo, las uvas, las salchichas y el salami crudo, las verduras crudas sin lavar, sustituyendo además por verduras y los alimentos cocidos.

9.Bebe abundante agua.

Durante el embarazo necesitas beber más agua porque fisiológicamente aumenta la cantidad de agua corporal.

Es importante seguir estos hábitos antes de quedarte embarazada, pero si no, es importante llevarlos a cabo durante todo el embarazo.

5.Exámenes y controles a realizar después de quedar embarazada.

Además de la analítica de sangre y de la primera ecografía para confirmar el embarazo es importante tener en cuenta los siguientes exámenes y controles:

1.Prueba de Papanicolaou: importante para entender si la futura madre se ve afectada o no por alguna patología en el cuello uterino.

2.Examen ginecológico: para ser monitoreado durante el embarazo, verificando que no haya patologías genitales que puedan poner en peligro el embarazo en sí y buscando a las mujeres que ya han tenido hijos con el cuello uterino.


3.Ecografías: la primera tiene la función de detectar mediciones fetales hasta la fecha del embarazo, controlar los latidos del corazón y verificar si el embarazo es único o gemelo; las de rutina, después de la primera visita, son 3 (translucidez, morfología y crecimiento);

¿Qué ecografías de rutina me van a realizar?

Durante el embarazo, se deben realizar ecografías de rutina para verificar que todo vaya bien. Suelen planearse tres, una por trimestre y que suelen indicar:

  • Translucidez nucal: se produce entre las semanas 13 y 18, y consiste en medir la almohadilla nucal (los pliegues de la piel detrás del cuello), que generalmente en los niños con síndrome de Down tiende a ser más gruesa. Si este ultrasonido se realiza en combinación con una muestra de sangre, el resultado es 90% confiable. El resultado sigue siendo probabilístico y, en caso de alto riesgo, se recomienda realizar una amniocentesis o villocentesis, dos pruebas que dan resultados precisos pero que implican algunos riesgos porque son invasivas.

  • Morfológica: se lleva a cabo entre la semana 20 y 23, y se llama así porque tiene la intención de estudiar la morfología del feto para excluir o determinar la presencia de malformaciones; proporciona la evaluación del tamaño del feto (biometría fetal), del implante y la estructura de la placenta, de la cantidad de líquido amniótico, del cuello uterino, pero sobre todo proporciona un estudio analítico de todos los distritos anatómicos que pueden explorarse en el feto.

  • Crecimiento: se lleva a cabo entre las semanas 28 y 32, y tiene como objetivo medir el tamaño del feto (biometría) para evaluar si está creciendo normalmente; También evalúa la cantidad de líquido amniótico y la posición placentaria.

Estos son los primeros pasos y cuidados que has de realizar cuando descubres que estás embarazada. Posteriormente vendrán muchos otros cuidados y recomendaciones a medida que tu embarazo progresa. Te animo a seguir nuestro blog y a descubrir todo lo que debes saber durante tu embarazo y postparto para facilitar tu maternidad.

Autora: Noelia Mateu. Enfermera DomoPersonal y Gym4Mom.

CERRAR
×
×

Carrito